Después de todo, Santino podrá pagar la deuda de su familia con los Staropoli.

¡Hola a todos! Volvemos a la tanda de Detrás de escena, después de haber hecho una pausa para escribir mis pensamientos en torno a la película de Warcraft. Tengo que decir que tuvo mucha más recepción y fue mejor recibida de lo que esperaba.

Sin embargo, lo prometido es deuda, y esto es algo que Santino Pentucci, protagonista del cuento que veremos ahora, sabe a la perfección. Mientras voy armando en mi cabeza los componentes de este artículo, siento una emoción muy fuerte, la misma que sentía mientras hacía el dibujo: como ya les he mencionado, Deudas es el relato más antiguo de todos. Lo escribí cuando tenía dieciséis años, pero podrán comprender que desde entonces ha sufrido muchas, muchas modificaciones.

Esto es porque, a medida que uno va creciendo y madurando, también lo hace su escritura y sus habilidades. En un comienzo, Deudas llevaba por título “Venganza”, porque podían vislumbrarse entre sus párrafos una seguidilla de venganzas por parte de los protagonistas. Sin embargo, cuando tuve que darle el último retoque para añadirlo a Sábanas Rojas, me di cuenta que su nombre no parecía del todo adecuado. En cierto sentido, una venganza es también una deuda, y al mismo tiempo este término iba mejor con los problemas de Santino.

Lo lindo de Deudas es que, a pesar de los retoques, la idea del relato se mantiene intacta, así como su estructura y su desenlace. Lo único que fueron cambiando fueron los detalles y el estilo narrativo. En un comienzo, tenía la idea de que mis cuentos fueran bien “argentinos”, en el sentido de que los personajes hablasen con modismos y frases de mi país. La verdad, no era una mala idea, pero terminé optando por un lenguaje más neutro para que el libro en sí fuera menos “chocante” y más amplio.

Es para mí muy importante, luego de tantos años, haber podido publicar este cuento. Significa mucho, ya que fue mi primer experimento en el género policial y en el relato corto. Tal vez en un principio no era brillante, pero el producto final es en mi opinión sumamente atrapante y vertiginoso.

Espero que hayan disfrutado del cuento y de esta nota. Ya vamos por la mitad de los cuentos en esta tanda de Detrás de escena. ¡Nos vemos la próxima!

Duilio Giordano Faillaci

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store